Los primeros testimonios escritos hallados muestran que ya en el siglo IX la producción de chacolí en Álava era práctica común y generalizada entre los agricultores en la comarca de Ayala particularmente en Amurrio, Llodio y Ayala.

En los siglos XIII, XIV y XV la plantación de viñedo de chacolí se extendía por toda la geografía de Aiaraldea. Así podemos encontrar en el archivo de Arespalditza lo que es la primera aparición de la palabra “chacolín” en archivos municipales del País Vasco el 1 de noviembre de 1623.

En el último tercio del siglo XIX, se constata la presencia de 965 áreas de viñedo en producción en todo el valle de Llodio.

En el año 1877, tres grandes plagas redujeron considerablemente el viñedo en todo el territorio vasco, lo que unido a otros factores, hicieron que en Aiaraldea el cultivo de las viñas y producción de chacolí prácticamente desapareciera.

A partir de 1989 se comienza una fase de replantaciones.

Actualmente, y gracias al esfuerzo incesante de los chacolineros de Aiaraldea, la calidad y producción del chacolí van aumentando considerablemente.

Los datos históricos han sido contrastados y recopilados del libro “El Txakoli en Álava/Arabako Txakolina” de Juanjo Hidalgo y José Miguel Llano con la inestimable colaboración de D. Salvador Velilla Córdoba, Amurrio 2003.

Curiosidades

Según el doctor Juan Uruñuela el significado de “Txakoli” tal y como lo conocemos hoy en día es “vino de caserío” o “vino que se hace en el caserío” que se deriva del euskera “etxakoa” (el hecho en casa) y su evolución a “etxakon” que viene a significar convecino de la casa, para llegar a la palabra “txakon”, y finalmente “txacolin” o “chacolin”.

En ocasiones, con la bebida se saboreaba lo que en aquel momento hubiera en el improvisado menú de la casa, compuesto acaso por unas rodajas de merluza fritas, bacalao al pil-pil, sardinas en salsa y, menos habitual, alguna buena cazuela de cordero en salsa u otras menudencias.

El caserío Kurtze de Gardea, en Laudio, fue unas de las chacolinerías más famosas de toda la zona, especialmente por haber sido centro de tertulias y juego de bolos, donde se reunían personas tan conocidas como el popular músico Ruperto Urquijo.

Reseñar el reciente descubrimiento de varias bodegas subterráneas para Txakoli en el subsuelo de algunos inmuebles situados dentro del casco histórico de la villa de Artziniega, hasta el presente las únicas existentes en todo el espacio del Txakoli vasco. En concreto, nos referimos a dos palacios barrocos ubicados en la Calle de Abajo, ambos del siglo XVII, y otra casa de la Calle de Arriba, edificada en nueva planta hacia los años sesenta del pasado siglo, pero que supo conservar la bodega del subsuelo.

La Ruta

 

La singularidad y la calidad de nuestros establecimientos no dejarán indiferente al visitante interesado en la elaboración de este único y singular vino de la tierra. En cada establecimiento de la ruta encontrarás nuestro distintivo.

Nuestro objetivo es sumergirte en la cultura del Txakoli y que cada rincón de nuestra ruta te muestre los secretos de este tradicional caldo.

Miembros adheridos

Aiaraldea ofrece numerosos alojamientos de diferentes tipos: agroturismos, casas rurales, apartamentos, hoteles, balneario, albergues y pensiones, para todo tipo de turistas. Entre ellos se encuentran los siguientes alojamientos y restaurantes que certifican la calidad de su servicio y además se encuentran estrechamente ligados con el Txakoli de la comarca.

www.onoff.es