Aiaraldea se sumerge con el euskera